Tratamiento de la cicatriz

A veces, tras el parto puede quedar una cicatriz bien porque se haya practicado una episiotomía, haya sucedido un desgarro perineal en el momento del expulsivo o porque el parto se haya llevado a cabo a través de una cesárea. Es importante la correcta cicatrización de la herida durante las primeras semanas dándole a la piel los cuidados y el reposo pertinente.

Tras la fase de cicatrización hay que comprobar que los tejidos hayan vuelto a la normalidad, no tengan adherencias y mantengan una buena elasticidad para evitar disfunciones futuras.

En ocasiones la cicatriz es solamente cutánea, afecta sólo a la piel del perineo pero otras veces, el tejido muscular también ha sufrido un daño y en estos casos es más importante su tratamiento para que el músculo pueda restaurar cuanto antes su función natural. Esto ocurre siempre en el caso de una cesárea en la que se afectan los planos dérmico, fascial, muscular y visceral.

Back to top